¡QUEMA EL INSTITUTO Y RECUPERA TU VIDA!

Siete de la mañana. Suena el despertador. Y aunque no quieres, te levantas. Sales de tu casa cuando aún es de noche y te diriges al instituto para seis horas de insufrible aburrimiento. Y mientras estás en clase escuchando al profesor y viendo tu vida pasar te preguntas: “¿Que hago aquí?”.

La respuesta nos ha sido grabada a fuego en nuestras mentes desde que nacimos. “Estudia y serás algo en la vida”, nos dicen unos. “Si te esfuerzas de verdad quizá algún día llegarás a ser rico”, afirman los otros. Te venden que la educación que recibes en el instituto es la única salida a la mierda de vida que te espera. Sin embargo, si te detienes a analizar las causas que hacen que tu vida vaya a ser una mierda, ves que el instituto, el sistema educativo en general, no son más que uno de los clavos de tu ataúd. Te venden que las cosas que allí te enseñan son de interés general, que te servirán a lo largo de tu vida. Pero sabes que en realidad te están formando para cubrir un puesto de trabajo que no te va a gustar. Sabes que en realidad te están robando la vida día a día, clase a clase, examen a examen.

En el instituto tendrás que soportar listas de asistencia, competitividad forzada (a través de notas, trabajos, recompensas), profesores, clases tediosas… Verás que su metodología lo único que consigue es aplastar tus ganas de conocimiento, y te lanza a distracciones banales y contraproducentes como pueden ser el alcohol o la televisión. Hacen que desprecies cosas como la lectura, el debate y la reflexión. Verás que su metodología está pensada para adap- tarte a una vida en la que serás pisoteado continuamente, que el instituto te roba tu capacidad de decisión, te hace dependiente de que otras personas decidan por ti. Y esto es así por que la única función del instituto es transmitirnos los valores intrínsecos al sistema (competitividad, individualismo, sumisión, pensamiento único…) y hacernos individuos aptos para entrar en la rueda de producción y consumo. De esta forma lo único que se consigue es que la clase dirigente perpetúe sus privilegios y nosotros perpetuemos nuestra miseria.

Busca el conocimiento fuera de sus intereses y métodos, de forma colectiva a través de la lectura, la reflexión y el debate, pues solo así podrás aprender realmente. Busca la felicidad fuera de la forma de vida que nos ofrecen, de manera colectiva a través de la autoorgani- zación con tus iguales, de la desobediencia a “nuestros” representantes y de la lucha por un mundo mejor donde el conocimiento no será una mercancía más, pues solo así podrás vivir realmente. Quema el instituto, el banco, la comisaría, la iglesia, la discoteca, la televisión, tu lugar de trabajo, quema todo aquello que intente dirigir tu vida. Crea estructuras horizontales para organizarte, debate, lee, crece como persona, enfréntate, decide, asume. Lucha por la

¡LUCHA POR LA ANARQUÍA!
Juventudes Libertarias de Madrid – FIJL
Cartel
Anuncios