Entrevista a las Juventudes Libertarias de Madrid

A continuacion se reproduce integramente la entrevista que realizo Portal Oaca a las Juventudes Libertarias de Madrid:

“Hace tiempo que teníamos intención de conocer algo más a las Juventudes Libertarias de Madrid, un colectivo anarquista con una gran actividad en los últimos tiempos y que son impulsores de diversas iniciativas de mucho interés en el contexto libertario.

Por fin, tenemos la fortuna de poder contar con la aportación de esta organización, una entrevista trabajada, con mucha información y que seguro que no decepcionará a nadie. Solo nos queda agradecer públicamente a las JJ.LL. de Madrid su participación y animar a todxs los amigxs a estar al día de sus proyectos visitando su web en: https://juventudeslibertariasmadrid.wordpress.com/ Salud!

Pregunta: Bueno, lo primero son algunas preguntas de rigor sobre vuestra propia organización, por si hay algún despitadx, nos gustaría que comenzáramos explicándonos qué son las Juventudes Libertarias, cómo os organizáis y cómo funcionáis en Madrid.

Respuesta: Las Juventudes Libertarias (JJ.LL.) somos una organización específica anarquista, es decir, una organización de principios, tácticas y finalidades anarquistas y, además, compuesta por anarquistas. Tenemos como principal diferencia respecto a otras específicas como la FAI el carácter juvenil de la organización, pues entendemos que hay una serie de problemas que afectan de un modo especial a la juventud. Nos referimos a cómo el autoritarismo la ataca especialmente en la familia o en la escuela, por ejemplo, o cómo el capital la somete a unas condiciones laborales claramente peores: mayor paro o explotación laboral. Además, entendemos esta etapa de la vida, la juventud, como la etapa de mayor formación de las personas por lo que, si bien somos conscientes que nuestra autoformación como anarquistas va a ser una constante en nuestras vidas (puesto que lo es en la de cualquier anarquista), creemos que es ahora un momento especial para asentar las bases de nuestro pensamiento libertario. De igual modo, vemos interesante y necesario dotar al anarquismo de una organización que pueda valer como referencia para la juventud que empieza a tener inquietudes sociales y que pueda encontrar en la FIJL y el anarquismo una herramienta de organización y lucha.

Estas ideas, esta forma de organización, surgen en los años 30 a raíz del auge del asociacionismo juvenil en el estado español y se concreta en la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias (FIJL), que a día de hoy existe en diversos lugares de la península. La FIJL como tal, es una federación de grupos de afinidad anarquistas que se coordinan para desarrollar una actividad común a nivel peninsular, además de la propia actividad local.

En Madrid la FIJL (entonces FIJA), se asentó en otoño de 2009, con la aparición de los grupos Star, La Mecha y Bandera Negra. Con el tiempo, fuimos viendo que más que grupos, se acercaban al proyecto jóvenes individualmente, lo que animó el surgimiento de la estructura actual, donde confluimos miembros de los grupos de la FIJL (actualmente Bandera Negra, Corvus y Némesis), con jóvenes con interés en el proyecto que comienzan a formar grupos para federarse (como el Grupo Territorio Libre). Esta forma de organización nos ha permitido, no sólo un crecimiento cuantitativo, si no, sobre todo, cualitativo, al asentarnos en la ciudad, lo que está haciendo que nuestra propaganda y, en general, nuestra acción, se extiendan por toda la localidad. En lo concreto, funcionamos de manera asamblearia, teniendo cada miembro capacidad de hacer propuestas y de decidir sobre las que se hacen en las asambleas periódicas como cualquier organización anarquista, decidiendo en ese ámbito las campañas a desarrollar, los focos de debate y la actividad más general.

P: Durante los últimos tiempos hemos comprobado que desde Juventudes Libertarias de Madrid habéis desarrollado una actividad constante y diversa, contadnos un poco cuáles han sido vuestras últimas iniciativas o campañas y qué proyectos tenéis en mente realizar durante el año que comienza.

R: El año pasado, además de la actividad en sí de los grupos de la Federación, tuvimos un trabajo propio del que estamos muy satisfechos como fue la campaña “La ley es el crimen”, contra la justicia burguesa, a raíz de la reforma del Código Penal y que además de la propaganda que se le dio, consistió en la organización de unas jornadas en la calle y la elaboración de un monográfico a través de textos propios fundamentalmente. También denunciamos la presencia de personajes como Esperanza Aguirre o Tomás Gómez en las universidades madrileñas, formando parte de acciones en este sentido, como la que se llevó a cabo en la Universidad Autónoma de Madrid con la apertura del curso académico o más sutiles como la que se llevó a cabo en la Universidad Complutense pero que, según hemos podido saber, fue lo que llevó al PSM-PSOE a convertir un acto público de las Juventudes Socialistas, en un acto interno del partido básicamente. Asimismo, contribuimos a la difusión de las manifestaciones del 14-N de la Federación Local de Madrid de la CNT-AIT en Vallekas, donde tuvimos bloque propio o del 20-N en la Ciudad Universitaria.

En cuanto a la difusión y distribución de nuestros textos, hemos estado con nuestra distribuidora en el campus de Cantoblanco, en el X Encuentro del Libro Anarquista de Madrid y solemos estar en la plaza de Tirso de Molina los domingos. Enmarcado en la campaña en defensa del anarquismo de la FIJL (los carteles y pegatinas de “Mentira”), hemos elaborado y publicado el texto “Falsos Mitos sobre el anarquismo: acción directa y autogestión”, de difusión de estos conceptos básicos de las ideas libertarias. Como actividades abiertas, hemos organizado dos conferencias de debate, una sobre el concepto de “Comunismo”, las diferencias entre el comunismo marxista y el comunismo libertario y otra sobre “Las influencias burguesas en el anarquismo”, que son actividades que siempre sirven para que gente ajena a la organización se acerque a conocernos y debatamos, con el fin de nuestro fortalecimiento ideológico y nuestra formación, con el crecimiento mutuo que eso conlleva.

A finales de feberero organizamos las jornadas “Estéticas libertarias”, reflexionando sobre el arte desde una óptica anarquista, pues consideramos que la Revolución Social supone, lógicamente, una transformación cultural y es algo en lo que se debe empezar a trabajar ya mismo. Por otro lado, y con motivo de la proclamación de la II República y del 80 aniversario de los Sucesos de Casas Viejas, hemos realizado las “Jornadas Contra Toda Autoridad”, haciendo especial énfasis en la crítica a lo que fue la II República y las enseñanzas que podemos extraer de ese período, intentando hacer ver que es un modelo político en el que sólo cambia quién está en la jefatura del Estado y las competencias que tiene, dejándonos en la misma situación.

Actualmente, estamos en una campaña contra el Estado, el sindicalismo oficial (es decir, electoralista) y los partidos políticos, que consta nuevamente de un monográfico basado en el Estado y quienes lo gestionan, así como otra serie de actividades enmarcadas en esta campaña, como charlas en diferentes barrios de la capital, empezando el pasado mes de junio en la plaza de Oporto de Carabanchel.

Además de esto, estamos trabajando sobre tres ejes que consideramos fundamentales en la alienación de la juventud como son la Familia, la Enseñanza y el Ocio, y que esperamos den sus frutos en un interesante trabajo teórico más adelante.

P: Vivimos tiempos duros provocados por el capitalismo más salvaje y asesino, en este contexto ¿Cómo veis a la juventud madrileña?, ¿Cuál es el panorama que percibís respecto a los estudios, el trabajo, el ocio…? ¿Cuál creéis que debería ser papel de los jóvenes en la sociedad actual?

En general vemos que la respuesta está siendo pobre. Por supuesto, es innegable que el nivel de movilización y agitación es muy superior al de hace unos pocos años, pero a día de hoy consideramos que se está dejando llevar por los cantos de sirena del reformismo, de la socialdemocracia que nos arrastra de nuevo a las fauces del sistema. Vemos en general que la crítica que se está haciendo al sistema va más encaminada a sus manifestaciones más claras (el gobierno y su política de recortes), lo que está llevando a criticar el sistema desde dentro, de manera superficial, lo que conduce inevitablemente a un reforzamiento del mismo, intentando mitigar sus excesos obviando las cuestiones de fondo.

Ejemplo de esto es el movimiento estudiantil, defendiendo la educación pública, es decir, estatal, con todo lo que de transmisión de valores del sistema supone y esto mientras que durante la lucha contra el Plan Bolonia en Madrid, hablar de educación pública llegó a ser tema tabú, porque una buena parte no quería la educación estatal. Por supuesto es importante una reflexión más profunda sobre el sistema de enseñanza y si es esto lo que queremos para el futuro, pero en este campo vemos un retroceso de la influencia libertaria y un terreno que han ganado las ideas más reformistas. Sin embargo, sí hemos podido comprobar cómo distintas organizaciones libertarias han logrado visibilizar y transmitir los postulados y posicionamientos anarquistas con respecto a la lucha en la enseñanza. Ejemplo de esto lo tuvimos el curso pasado con la formación de amplios bloques anarquistas en las manifestaciones de la enseñanza, tanto universitaria como no universitaria y que se continuó el pasado 14-M.

A nivel laboral, por otro lado, el problema fundamental lo vemos en la falta de concienciación y organización de la clase trabajadora. A las reformas laborales de los gobiernos de turno, frente a una mayor rigidez patronal y unas peores condiciones laborales, hay que añadirle el viejo ejército de reserva de parados, es decir, todas aquellas personas más que dispuestas a trabajar, aunque sea por debajo de sus expectativas, dada la actual situación económica. Esto lleva la mayoría de las veces a aceptar unas peores condiciones con tal de mantener el trabajo. A todo esto ha contribuido la implantación con éxito del toyotismo, la introducción en la mentalidad obrera de que se es parte de la empresa más que de la clase en sí y que la conflictividad laboral, perjudicando a la empresa, va en contra de nuestros propios intereses, haciendo de este modo una esperpéntica alianza entre capital y trabajo. Y por si fuera poco, tenemos un modelo sindical delegacionista, de servicios, que hace innecesaria la organización de la plantilla gracias al comité de empresa que ya nos lo soluciona todo. Vemos por tanto cómo queda desterrado el asamblearismo de los centros de trabajo y la acción directa contra la patronal.

El papel jugado en concreto por la juventud en este sentido es bastante chungo ya que una parte ha vivido los años de bonanza, especialmente en sectores que ahora están prácticamente paralizados y sus expectativas de futuro frustradas. Lo mismo le pasa a otro importante sector de la juventud que ha optado por los estudios, en buena medida con la promesa de una mayor facilidad para encontrar trabajo e, incluso, mejores condiciones laborales y se encuentra al final con la misma situación de paro y precariedad que el resto y a todo esto hay que añadir a quienes deciden emigrar en busca de trabajo, a países como Alemania o Reino Unido, encontrándose con la dificultad del idioma, así como la clásica discriminación laboral por parte de la patronal. Además, el haber crecido en un capitalismo expansionista, sin las trabas que suponía el bloque soviético (y la derrota moral que ha significado el fracaso anunciado del marxismo para el movimiento obrero), ha hecho que sea fácil introducir ese discurso de que las clases sociales han muerto y añadiendo, como decíamos, el delegacionismo que se ha insertado en nuestra mentalidad, hace difícil la organización de la juventud a nivel laboral, salvo contadas excepciones.

Por otro lado, vemos como uno de los grandes problemas de la juventud la mentalidad burguesa en la que se nos ha educado, especialmente en esta última fase de la sociedad de consumo, nutriéndose el capitalismo del dinero de la clase trabajadora, consiguiendo extender así las llamadas clases medias (en las que siempre hay alguien por encima de ti, por lo que no eres burgués, y por debajo de ti, por lo que no eres parte del proletariado). Como decimos, este crecimiento tan fuerte de las llamadas clases medias ha hecho permeables a las personas a la mentalidad burguesa y hoy día nos encontramos con la mentalidad inmediatista del que todo lo puede, del burgués, lo que aleja al anarquismo y su cultura del esfuerzo (de la acción directa), del conjunto de la clase oprimida.

Aún así, creemos que está en nuestras manos, las de la juventud, revertir la situación y comenzar a tomar conciencia de la situación a que nos enfrentamos, ver de dónde venimos, cuáles son los hechos que nos preceden, nuestra historia, no sólo como anarquistas, sino como clase oprimida. Ver, por ejemplo, cuáles eran las condiciones de partida del proletariado, ver hasta dónde llegó y cómo, sus errores, sus aciertos, ser capaces de reemprender el camino del que nos han sacado los adormecedores cánticos del reformismo político, llámese socialdemocracia, eurocomunismo o ciudadanismo.

Apostamos por la necesidad de la autoorganización en los barrios, institutos, facultades y, por supuesto, los centros de trabajo. Extender las fórmulas de la acción directa y la solidaridad entre iguales deben ser tareas prioritarias para les anarquistas y debemos tener muy claro que las estructuras dadas por el sistema en las que delegar (llámese comité de empresa o juntas de facultad), son nuestras enemigas, así como aquellas personas que aspiran a introducirse en ellas y otorgarse el derecho a representarnos o dirigir nuestras luchas.

P: Ya de una forma más general nos gustaría centrarnos en vuestra visión del anarquismo. ¿Cómo entendéis el anarquismo?, ¿Por qué creéis se puede considerar como una alternativa real?

R: En su sentido más amplio, dentro del anarquismo nos declaramos partidarios del comunismo libertario, ya que lo entendemos como la más coherente e igualitaria forma de asociación entre las personas. En lo organizativo, como ya hemos dicho, somos más partidarios del federalismo digamos clásico, tal y como ya hemos explicado. Es decir, una organización basada en un pacto de mínimos que todas las partes conocen y aceptan, y que por supuesto puede ser modificado en todo momento a través del acuerdo unánime. De igual modo, creemos que la lucha de las organizaciones específicas ha de ser general contra toda forma de autoridad, haciendo a veces análisis de problemáticas más concretas, pero siempre vistas desde la óptica global del antiautoritarismo, dando herramientas de análisis en todos los campos posibles.

En tanto que alternativa real, a día de hoy vemos muchas críticas al sistema político y económico, críticas que, bien es cierto, tocan sólo la superficie: el bipartidismo, la corrupción, etc. Como anarquistas, entendemos que en realidad se plantea un problema de fondo del sistema en sí; que con “más democracia”, es decir, con una reforma de la ley electoral (proporcionalidad de los votos, listas abiertas, más referendos,…), tarde o temprano volverían a surgir los mismos problemas, habría quién se las ingeniaría para mantenerse en el poder y para poder seguir lucrándose a nuestra costa y, lo que es peor, haciendo y deshaciendo con nuestras vidas lo que quisiese. De igual modo, y en este mismo sentido, vemos que el gran movimiento asambleario surgido hace casi dos años no es capaz de pensarse a sí mismo como alternativa al sistema político, al menos no en su conjunto. Hace algo más de un año, de cara a las elecciones generales, se sacó en Madrid una campaña dirigida especialmente a este movimiento con el lema “Si tenemos asambleas, ¿gobierno para qué?” y es que el gran problema que observamos es su incoherencia entre medios y fines, al menos a nivel organizativo. Es decir, utilizan la organización horizontal, sin dirigentes, para conseguir fines verticales, pues su objetivo fundamental a día de hoy, como hemos dicho más arriba, es perpetuar el llamado Estado de Bienestar, mejorar el sistema, reforzarlo frente a ataques que, como el del anarquismo, puedan poner fin a siglos de sometimiento de unas personas a otras. En resumen, vemos como algo lógico frente a todas las críticas que se están haciendo al sistema ahora mismo, la alternativa libertaria, si bien no perdemos de vista la falta de educación en unos valores ácratas que buena falta hacen, en especial el apoyo mutuo y la acción directa.

Yendo en línea con lo expuesto anteriormente creemos, como bien resumió Bakunin, que “Libertad sin socialismo es privilegio e injusticia; Socialismo sin libertad es esclavitud y brutalidad”, es decir, que habiéndose demostrado totalmente inviable el sistema capitalista para la vida y habiendo fracasado en su conjunto el marxismo como alternativa, el anarquismo, como expresión del socialismo en libertad, el socialismo más puro (al establecer como una de sus bases más fuertes la coherencia entre medios y fines), se muestra como alternativa lógica a ambos sistemas político-económicos. Apostamos por tanto por una acción anarquista íntegra y honesta. Somos firmes defensores de la coherencia entre fines y medios, creyendo que ambos se retroalimentan y condicionan su praxis. De lo contrario dará igual por qué fines luchemos ya que tendríamos un cadáver en la boca si somos incapaces de funcionar en nuestro día a día con las ideas de horizontalidad y antiautoritarismo en coherencia con aquellos valores que esperamos sean en un futuro eje vertebrador de todas las relaciones sociales. Funcionamos aquí y ahora como aspiramos a funcionar en la anarquía del mañana que anhelamos.

P: Para finalizar nos gustaría que lanzarais un mensaje a todxs lxs jóvenes que leerán esto, que no saben cómo organizarse para luchar y que no conocen la existencia de las Juventudes Libertarias.

R: Desde siempre, uno de nuestros objetivos es la autoorganización de la juventud y de la sociedad en general. Con esto queremos decir que vemos muy importante la organización autónoma de las personas, que sean ellas mismas quienes decidan cómo organizarse sin nadie que las dirija. En lo concreto esto puede suponer el organizarse con otras personas en organizaciones ya existentes o crear organizaciones nuevas. Buena parte de los grupos que forman o han formado parte de la Federación Ibérica, empezaron siendo grupos completamente autónomos y fue posteriormente que decidieron federarse a nivel peninsular, lo que sin duda a quienes estamos dentro de la FIJL nos ha aportado una mayor formación a nivel teórico, así como práctico, a través del enriquecimiento que supone contactar con gente de otras localidades, conocer sus experiencias, etc.

Por otro lado, también somos conscientes que muchas veces la formación de grupos se hace difícil, en especial cuando empezamos a entrar en contacto con las ideas libertarias pero no conocemos a nadie que, como explicábamos al principio, es lo que le ocurre a bastantes jóvenes. En Madrid, como decíamos, hemos optado por la fórmula de JJ.LL. de Madrid como una organización más abierta que los grupos de afinidad de la FIJL, organizándonos a través de una asamblea en la que los miembros tenemos plena capacidad de decisión, de hacer propuestas y rechazarlas, de organizar el trabajo local, en definitiva, sin importar si estamos o no federados y es aquí donde se han conocido miembros de grupos como Corvus o Némesis, grupos que, por su conocimiento personal, tienen una mayor capacidad de análisis, más profunda, una comunicación más rápida y efectiva y que pueden desarrollar un trabajo más dinámico.

P: Pues nada más, muchas gracias de nuevo por el tiempo invertido y si queréis añadir algo más, este es el lugar.

R: No queríamos dejar pasar esta ocasión para lanzar un fuerte abrazo de ánimo y complicidad a todos los compañeros/as anarquistas encarcelados o procesados a lo largo y ancho del mundo. Mención especial a lxs 5 de Sabadell que siguen secuestrados en sus asquerosas cárceles, en una nueva intentona de golpear al entorno anarquista catalán; y al compañero Kostas Sakkas, en dura lucha hasta las últimas consecuencias por su libertad.

Por último, daros las gracias por este espacio que nos habéis dejado para plantearos a grandes rasgos qué son las Juventudes Libertarias de Madrid. Os animamos a seguir con proyectos como el vuestro y os deseamos mucha suerte en vuestra tarea. Nos despedimos de todes con un fuerte abrazo libertario y como no podría ser de otra manera…

¡Salud y anarquía!”

Anuncios